“El sueño eterno” – Howard Hawks

A propósito del festival de cortos “noir” mikrofilm aprovecho, por petición de ellos, para comentaros y recomendaros brevemente lo que para mí fue una de las películas más importantes del género. Una de mis películas favoritas: “The big sleep” (El sueño eterno), Howard Hawks, 1946

1946-el-sueno-eterno-howard-hawks-usa-half-sheet-bn

Basada en la obra del mismo título de Raymond Chandler, publicada en 1939. El señor Chandler es considerado uno de los mejores autores del género y en esta ocasión contó con el mismísimo William Faulkner, novel de literatura en 1949, en el equipo de los tres guionistas que adaptaron la novela al cine. Los otros dos, Leigh Brackett y Jules Furthman

La trama es enrevesada como ella sola. Narra las aventuras detectivescas de Phillip Marlowe, interpretado por Humphrey Bogart, que es llamado por el general Sterrnwood a su casa para que investigue unas deudas de juego contraídas por su hija menor, Carmen Sternwood. En el papel de la hermana mayor, Vivian, encontramos a la que ya por aquel entonces era la esposa de Bogart, Lauren Bacall

Como os digo, la trama resulta ir convirtiéndose en una maraña de nombres y situaciones en donde no es fácil para el espectador seguir el hilo. De hecho, es lo más normal perderse. Cuentan la anécdota que los guionistas, en un momento de la adaptación, eran incapaces de saber quién había matado a uno de los personajes. Telegrafiaron a Chandler para preguntarle y ni el propio autor supo darles respuesta

Esto que cuento de liar una trama no parece algo bueno para destacar de una película, ¿verdad?. Lo que a priori podría resultar algo en contra, resultó ser uno de sus atractivos más recordados. Ciertamente, señores, una vez que la trama no nos interesa como tal… ¿qué es lo que nos queda entonces? Fácil. Cine

Entendemos perfectamente el entramado de clases sociales, de mentiras, de extorsiones, asesinatos y demás elementos que pululan el encuadre y que en la mayoría de los casos permanecen fuera de él. Las relaciones entre los personajes pasan a tener más importancia y sobre todo, cómo logra pasar por el relato el propio Marlowe, tratando que no le salpique la podrida corrupción que le rodea

suenoeterno

Ya nos van adviertiendo sobre este sentido en la carta de créditos donde vemos dos cigarros consumirse en un cenicero mientras aparecen los créditos. La película va de dos personas que terminan consumiendo su vida juntos

Los diálogos son como los de antes, como creo yo que deberían ser. Diálogos con dobles sentidos, escuetos, rítmicos, directos y cortantes, que definen perfectamente las personalidades de quienes los interpretan. El tándem Bogart/Bacall protagonizan grandes momentos de comedia a propósito de esto. Howard Hawks era un maestro dirigiendo y coreografiando secuencias de grandes diálogos siendo seña suya de identidad que los personajes cabalgaran sus textos, cortando y solapando el diálogo del anterior. Esto creaba un punto más cercano a lo que ocurre en la vida real y dotaba de un gran ritmo a las escenas. Cuando esto ocurre es que los personajes, realmente no se están escuchando, por lo tanto tendremos que estar más atentos a sus acciones para entender qué ocurre entre ellos. Las cosas no están por casualidad

Carmen Sternwood: No es usted muy alto
Marlowe: Hice todo lo que pude

Bogart y Bacall se conocieron y enamoraron durante el rodaje de “To have and have not” (Tener y no tener), también dirigida por Hawks en 1944. En uno de los diálogos de esta película, Bacall le dice a Bogart: “Si me necesitas silba. ¿Sabes cómo hacerlo, verdad?. Sólo tienes que juntar los labios y soplar”. Cuando Bogart falleció, Bacall dejó un silbato de oro, que el primero le había regalado a ella, sobre la tumba

El trailer tampoco tiene desperdicio. Vemos cómo el propio Bogart se acerca a la librera pidiéndole un libro de misterio del estilo de “The Maltese Falcon” (El halcón Maltese), John Houston, 1941, que el propio Bogart había portagonizado con anterioridad para la gran pantalla. Este tipo de ganchos ya no se ven en los trailers. En este sentido “Psycho” (Psicosis), Alfred Hitchcok, 1960, se lleva la palma

Espero haberos provocado un poco la curiosidad a los amantes del género. Sólo unas pequeñas pinceladas y que cada uno saque sus propias conclusiones. Recomendable cien por cien

Recordemos, por último, que el título hace referencia a la muerte. El sueño eterno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: