JCVD

jcvdAunque parezcan las siglas de una cámara de video digital, JCVD son las siglas de Jean Claude Van Damme.  Y aunque el actor no es santo de mi devoción, yo me quedé en Kickboxer como la buena suya, resulta que hoy estaba aburrido, sin muchas ganas de pensar y me he puesto a ver esta película por internet. Dirigida con savoir faire por el francés Mabrouk El Mechri… qué! a que os habéis quedado helados… yo tampoco sé quién es. Pero el hecho de que se trate de un director europeo y aparentemente poco conocido, empieza a darnos pistas de que igual estemos delante de una película de autor y algo diferente a las que Van Damme nos tiene acostumbrados. No se, vamos a ver… play

La película nos muestra a Van Damme interpretándose a sí mismo y con ciertos tintes de biopic y autocrítica. Comienza perdiendo la custodia de su hija y nos enseña a un Van Damme de capa caída. Con problemas de dinero y sin proyectos cinematográficos en ciernes. Se marcha a Bélgica, de donde es originario el tiarrón karateka con la intención de encontrarse a sí mismo… para la cinta! Qué estoy viendo? El lado humano de Van Damme? Huummmm… Desconfío, por supuesto

Por arte de birlibirloque, se ve envuelto en una situación con rehenes durante el atraco a un banco. Allí veremos a un Van Damme persona, sumergido en una situación real, con peligro real. De ahí, la carucha que se le ha quedado en el cartel de arriba con sus ojerazas bien realistamente maquilladas

La película no deja de ser una ficción y no un documental. Que nos ofrece claro está, una visión puntual y sesgada del actor. No vamos a conocer a Van Damme, señores. No se trata de eso. Ni su búsqueda interior tiene un interés más allá de la anécdota argumental. Es más… alguno podrá pensar, quién es este tío para que tengamos que conocerle? Bueno, hay a quien le gusta mucho. Podremos añadir frases como que el actor se ríe de sí mismo y trata de mostrar una faceta suya actoral más seria, al margen de la patada con giro habitual… que la borda, ojo. Pero no nos engañemos mucho

El caso es que el ilustre mamporrero se hace querer. Algunas escenas te esbozan una sonrisa. El montaje del filme es curioso con el retruécano de repetir una escena desde dos puntos de vista con cierto lapso de tiempo para que el espectador obtenga la información adicional necesaria para entenderla como escena nueva y el ritmo general está bien llevado. Si quieres ver a Jean Claude, esta película resulta entretenida y cuando menos interesante

Anuncios

3 comentarios to “JCVD”

  1. Creo recordar que JC VD no es karateka, sino profe de aeróbic o algo asi….
    Una lástima, pero es asi…Por otro lado, sus pelis me ABURREN tanto que no creo que pueda reunir valor suficiente como para ver esta peli. En realidad, no le podría ver ni representando Hamlet.

  2. Alforfones Says:

    Kickboxer? Puaj puaj!

    Por favor, todo el mundo sabe (sí, sí, todo!) que la buena es “Contacto Sangriento”, con su torneo ilegal, su buen Dim Mak (golpe mortal!), “ladrillos no devolver golpes”, “tú el siguiente”…

    A que te doy una torta?

  3. Alforfones Says:

    Vaaale, kickboxer también tiene su hermano herido a traición, su Tong Po patadando columnas, sus puños con cristales rotos asesinos de policías…

    XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: